Maltrato Infantil: Riesgos y Consecuencias (Parte 1)

El maltrato infantil es algo que afecta a todos los paises del mundo, el maltrato infantil no solo va desde golpes sino que puede llegar hasta acoso sexual el cual llega a ser un delito contra la niñez. En la mayoria de caso el maltrato in fantil tiene sus riesgos y consecuencias que pueden llegar a causarle al niño daños psicologicos irreversibles o hasta la muerte pero muchos de estos casos se mantienen en silencio, ya que quienes lo sufren tienen temor a ser golpedos si llegan a hablar del tema. Pero la verdad es que actos como estos no deben de ser callados porque si no es detenido va empeorando como una enfermedad.

FACTORES DE RIESGO

La incidencia del maltrato infantil está determinada por múltiples causas, conocidas como factores de riesgo:

  • Historia de los padres en la que se manifiesta la deprivación psicoafectiva y/o el maltrato en la infancia.
  • Percepción negativa del niño/a.
  • Crisis familiares.
  • Aislamiento de la familia de los sistemas de apoyo.
  • el abuso de alcohol y la drogadicción.
  • Familias en las cuales la violencia corporal es aceptada.
  • Enfermedades o deterioro.
  • Padres adolescentes.
  • Desconocimiento de las etapas de desarrollo del niño/a.Estos y otros factores pueden estar presentes en situaciones de maltrato; sin embargo, es necesario aclarar que las personas que aunque estén pasando por condiciones como las descritas, no maltratan a los niños/as.Muchas veces los agresores creen que los niños y niñas no son lo suficiente o simplemente les hachan la culpa de sus problemas y creen que desquitándose con ellos van a lograr algo. Pero la verdad es que desquitando la ira y el enojo con otras personas.
  • CONSECUENCIAS DEL MALTRATO INFANTIL

    El maltrato infantil trae serias consecuencias tanto en el individuo como en la como en la sociedad en general, pero desgraciadamente existen muy pocas investigaciones acerca de este tema y no obstante, poco o nada se hace en términos de promoción de la salud mental y de la detección y la prevención, tratamiento y rehabilitación de los trastornos emocionales. Únicamente se atienden las necesidades físicas de los menores, así mismo, al agresor tampoco se les da un tratamiento y en este caso sería indispensable llevarlo a cabo a manera de prevención y de tratamiento más sin embargo las autoridades de salud públicas pasan de largo sin reconocerlos como individuos bio-psico-sociales. Por tanto, la reintegración y adaptación de estas personas nuevamente a la sociedad la llevan a cabo solos y, la forma en la que lo hacen no siempre es la más adecuada.
    Por consecuencias entendemos toda serie de alteraciones en el funcionamiento individual, familiar y social de las víctimas de maltrato, siendo los aspectos más conocidos la reproducción del mismo y las alteraciones en el rendimiento académico, en el ajuste psíquico individual y en el tipo de relaciones en las que el sujeto participa.
    Los malos tratos que se llevan a cabo sobre los niños pueden provocar daño o consecuencias negativas a dos niveles: somático y psicológico.
    Consecuencias somáticas.

  • Abandono físico: retraso pondo-estatural, cronificación de problemas por falta de tratamiento físico, vitaminopatías, eritemas de pañal, aplanamiento del occipucio, aparición de ciertas enfermedades prevenibles mediante vacunación y producción de quemaduras y otras lesiones por accidentes familiares debidas a una falta de supervisión.
  • Maltrato físico: lesiones cutáneas, quemaduras, lesiones bucales (que pueden afectar a la posición de los dientes), lesiones óseas (que pueden afectar el crecimiento y la movilidad articular), lesiones internas (traumatismos craneales y oculares) entre las que destacan aquellas que producen edemas cerebrales puesto que pueden tener secuelas neurológicas.En cuanto a las anteriores consecuencias, sin restar importancia, no nos compete abordarlas ampliamente, pues la mayoría de este tipo de casos cae en manos del médico, entonces en este caso, interesa abordar las consecuencias psicológicas.
    Al hablar de consecuencias psicológicas se refiere a la variedad de comportamientos que pueden aparecer, sean alterados o como son conocidos excesos conductuales” y también los retrasos o “déficits” en ciertos repertorios que se esperarían en los niños en función de sus edades respectivas. Estas consecuencias pueden manifestarse a corto, a mediano y largo plazo, es decir, en la infancia, adolescencia y edad adulta. Las consecuencias que estos autores plantean serían las siguientes:Consecuencias durante la infancia.
    A corto plazo: Incluye los efectos que estos pueden tener sobre el desarrollo físico del niño en el periodo comprendido entre los cero y los ocho años de edad, esto debido a que, según el autor este es el periodo en donde los cambios más rápidos y drásticos se producen en el periodo de cero a seis/ocho años.
    La principal y secuela que los malos tratos producen en el desarrollo de los niños es precisamente su retraso que se nota alrededor de la edad de un año, y ya es muy claro a los veinticuatro meses.
    Las áreas comportamentales que se encuentran más afectadas en este periodo son las siguientes:
  • Área cognitiva: presentan un menor desarrollo cognitivo, se muestran más impulsivos, menos creativos, más distraibles y su persistencia en las tareas de enseñanza aprendizaje es menor. Son menos habilidosos resolviendo problemas y cuando llegan a la edad escolar muestran peores resultados en las pruebas de CI y tienen malas ejecuciones académicas. Los niños maltratados funcionan cognitivamente por debajo del nivel esperado para su edad, ya que sus puntuaciones en escalas de desarrollo y tests de inteligencia son menores que en los niños no maltratados, sus habilidades de resolución de problemas son menores y hay déficit de atención que comprometen el rendimiento en las tareas académicas.
  • Área social: los niños que se encuentran entre los 18 y 24 meses sufren un apego ansioso y presentan más rabia, frustración y conductas agresivas ante las dificultades que los niños no maltratados. Entre los 3 y 6 años tienen mayores problemas expresando y reconociendo afectos que los controles. También expresan más emociones negativas y no saben animarse unos a otros a vencer las dificultades que se presentan en una tarea. Por último, presentan patrones distorsionados de interacción tanto con sus cuidadores como con sus compañeros. Aquí se pueden identificar seis patrones distorsionados de comunicación afectiva entre los niños maltratados y sus cuidadores: eran retraídos o distantes afectivamente, mostraban falta de placer o bienestar, eran inconsistentes en la interacción, presentaban ambigüedad, frivolidad y una comunicación afectiva negativa. Estos niños se acercan menos a los cuidadores, evitan más a los adultos y a los compañeros y son más agresivos con los adultos. Los niños maltratados físicamente por lo regular son más agresivos que los controles y que los que padecían abandono interaccionaban menos de lo normal, también se ha demostrado que los niños maltratados han mostrado falta de empatía. Son niños que entre 1-3 años de edad no mostraban interés por escapar a las situaciones molestas de la guardería y cuando lo hacían eran violentos, reaccionaban con ataques físicos, cólera o miedo, también se ha visto que los niños maltratados son menos recíprocos en las interacciones con sus iguales, estas dificultades en habilidades de empatía pueden perduran hasta la edad adulta.

  • About this entry